Solo un 1% del agua que contiene la Tierra es apta para el consumo humano, lo que supone que, según Naciones Unidas más de 700 millones de personas no tiene acceso a agua potable. Por todo esto, la desalación se está consolidando como una solución al desafío de abastecimiento de agua.

Existen varios procedimientos para desalar agua. Destilación, separación por membranas  y congelación. El proceso que mejor equilibra la calidad del agua producida con los costes de implantación y de explotación es el de separación por membranas mediante ósmosis inversa (R.O.), en el que España es referente mundial. Este proceso de ósmosis inversa tiene lugar cuando dos líquidos de concentraciones distintas se ponen en contacto, originando un fenómeno llamado difusión por el cual se tiende a igualar la concentración de los dos líquidos.

Cuando los líquidos están separados por una membrana semi-permeable, el líquido de menor concentración atraviesa la membrana hacia el de mayor concentración. A este fenómeno se le denomina ósmosis. En la ósmosis inversa se invierte este proceso mediante la aplicación de una presión de hasta 70 bares dando lugar a la aparición de dos corrientes: una de agua dulce y otra de salmuera. El agua dulce debe ser mineralizada para hacerla apta para el consumo humano.

El proceso de ósmosis inversa tiene una conversión del 45%, es decir, que para obtener 45 partes de agua desalada es necesario tomar 100 de agua bruta.

Los componentes principales de una planta de desalación son:

  • Sistema de bombeo

  • Planta de pre-tratamiento y Filtrado

  • Planta de ósmosis (Bomba de alta presión y recuperador de energía)

  • Planta post-tratamiento (remineralización)

  • Sistema de distribución

Servicios Específicos

  • Inspecciones predictivas.

  • Inspecciones específicas de componentes principales.

  • Inspecciones de situación y reconocimiento de incidente.

  • Peritación judicial.

  • Gestión de siniestros y avería de maquinaria.

  • Gestión de activos energéticos incluido la contratación de servicios asociados.

  • Informes de RCA (Análisis de Causa).

  • Análisis Económico y de Rentabilidad.

  • Cálculo de Pérdida de Producción.

  • Análisis medioambientales (valoraciones ambientales, impacto ambiental, flora y fauna, etc.).